La visión de Marina: El impactante Paraguay. Intercambio España-Paraguay

Marina, que acaba de cumplir 18 años y quiere ser médico para poder ayudar a la gente, participa en el Comité Juvenil de Plan International España desde hace cuatro años, y es una joven activista muy involucrada en la defensa de los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas.

En junio de 2017 tuvo la oportunidad de visitar Paraguay junto a sus compañeras para visitar el proyecto Sape’a e intercambiar experiencias con jóvenes paguayos. Sobre el viaje, Marina nos cuenta:

Esa noche no podía dormir por la mezcla de emociones causadas por lo que me esperaba al día siguiente: un viaje eterno en avión por primera vez, pasar por encima de otros continentes como África y al fin cruzar el charco y llegar a América.
Llegar a nuestro destino fue algo agradecido por todas, sobre todo por poder descansar largo y tendido completamente estiradas en una cama decente y no improvisada en el avión. Cuando llegamos no me dio tiempo a más que a observar lo que me rodeaba, leer los carteles publicitarios y ver que efectivamente estaba en otro país muy diferente al mío, aunque aparte de lo evidente, como esos pequeños cambios en la lengua, la temperatura (que bien se agradecía viniendo del calor sofocante de Madrid) y el cambio de hora, no tenía ni idea de lo intensa y renovadora que iba a ser mi corta estancia en este país, que nos acogió con tanto cariño haciéndonos sentir en casa.
Al día siguiente empezamos a cumplir nuestra apretada agenda, comenzando con una reunión en un espacio reconfortante con las y los jóvenes que forman el Consejo Consultivo Nacional de Paraguay. Allí tuvimos la oportunidad de conocer de qué partes del país venían, contándonos como está la situación en su zona, y nos dieron la oportunidad de hacerlo nosotras y así compartir y conocer cosas de ambas culturas, países y realidades. También participamos en una mesa redonda en la que compartimos ideas sobre distintos temas y nos contaron sus experiencias a la hora de encontrar trabajo, por ejemplo.
Continuamos al día siguiente con un viaje de baches, que no nos impidieron dormir durante el trayecto, hasta Paraguarí y después Caaguazú, donde conocimos a los beneficiarios del programa Sape’a que están recibiendo un curso de porcinocultura, además de a tres personas que gracias este programa y al concurso #MeAnimoAemprender sacaron un buen plan de negocio y pueden salir adelante.
Conocerlos fue todo un gusto, ver como con empeño y echándole ganas han podido hacer realidad el sueño de ser jóvenes emprendedores me hizo tener una sensación difícil de describir con palabras, pero que puedo asegurar que era buena, muy buena.
Otro día más de camino a un nuevo lugar, lo que yo no sabía es que llegaría, para mí, el día que tendría más impacto en mi persona abriéndome los ojos una vez más, conocimos Bañado Sur, con la agradable compañía de Marcela, una joven de la zona que participa en el Consejo Consultivo de Plan Paraguay.
En un primer momento esta visita parecía como las otras, la mayor parte en el coche y conociendo gente, en este caso a una familia en su casa. Pero la reflexión vino después. No es lo mismo que te cuenten que hay gente que vive mal, que se inundan sus casas, que viven al lado de un vertedero… que verlo. Verlo es diferente, es un choque con la realidad que cuando la procesas asusta y hace sentir impotente y puede que confusa ya que llegas allí y la gente sonríe, es su realidad, lo que les ha tocado, no son las mejores condiciones, pero sonríen, es simplemente chocante.
La última visita fue de nuevo en Caaguazú para participar en la reunión del Consejo Consultivo de la zona, donde compartimos de nuevo ideas sobre distintos temas, nuestros planes de futuro, nuestro día a día, etc. Este fue el día más emotivo, nos íbamos a marchar y quién sabe cuándo volveremos a ver a esta gente que nos ha acogido tan bien en su país, con cariño, deliciosa comida, danza y conocimiento. Aún me lo pregunto y espero impaciente una repuesta.
Tristeza, ese fue el sentimiento al despedirnos de las y los jóvenes del comité y de la gente de PLAN que nos estuvo llevando de acá para allá y cuidando de nosotras con cariño, a los que estoy muy agradecida.
Al llegar a Madrid me di verdaderamente cuenta de lo que me he traído del país, aparte de cajas y cajas de nuestro nuevo vicio, el terere, un sentimiento de comunidad y de haber, por fin, cambiado testimonios leídos y cifras por personas a las que he abrazado y que ahora echo de menos.
Un viaje lleno de emociones que no olvidaré jamás por todo lo aprendido.

¡GRACIAS, PARAGUAY!

La experiencia de Patricia: ser conscientes de nuestros privilegios. Intercambio España – Paraguay

En junio de 2017 cuatro jóvenes españolas tuvieron la oportunidad de viajar a Paraguay para conocer el programa Sape’a e intercambiar experiencias con las y los jóvenes que participan en este y otros programas de Plan International en el país. Conoce más detalles sobre este intercambio aquí.

Patricia tiene 17 años, quiere ser médico para investigar en neurociencia, y lleva desde los 13 participando en el Comité Juvenil* de España. En este artículo reflexiona sobre las diferencias entre las condiciones de vida en su país y otros lugares del mundo y nos cuenta su experiencia en Paraguay durante el intercambio de jóvenes realizado en junio de 2017.

Desde pequeños se nos hace creer que las personas de ciertos países necesitan nuestra compasión.
También es cierto que desde que se tiene uso de razón y si se está en los ambientes adecuados, una comienza a darse cuenta de lo afortunada que es por haber nacido en cierto país.
Lo menciono porque en algunos rincones del mundo un grupo de porcicultores mira la caja de madera que han construido para su cerdo deseando que ésta sea más pequeña para que el animal engorde más rápido y puedan disponer de su carne antes, mientras que yo, en mi pedazo de tierra particular que es España, lucho por que se libere a los animales que viven hacinados en jaulas de metal toda su vida para abastecer a mi país y a otros de una carne que es prescindible. También soy afortunada porque, mientras en mi entorno existe un movimiento que apoya los productos ecológicos y rechaza el cultivo no sostenible, en ciertos lugares, tener un huerto pequeño no es un capricho, sino una necesidad para salir adelante.
También soy afortunada por poder ir al instituto andando por lo cerca que queda de mi casa, por poder observar maravillada la grandeza del río Paraguay sin tener miedo a que me arrebate mi casa durante una crecida.
Tengo suerte por poder darme cuenta de primera mano de que puedo y debo hacer algo para que todo individuo, haya nacido donde haya nacido, pueda sentirse como yo. También por poder abrir los ojos y darme cuenta de que entre las personas de un país y de otro no hay diferencias de potencial ni ganas, sino de oportunidades (afortunadamente, existen instituciones como Plan que se encargan de proporcionarlas en la medida de lo posible).
Finalmente, soy afortunada por poder darme cuenta de que los pensamientos al ver a ciudadanos de países que lo tienen más difícil no deben ser de compasión, sino de motivación para aprovechar esa “suerte” y utilizarla con el fin de que otros también la tengan en un futuro.
La nueva estrategia de Plan International gira en torno a cambiar la vida de 100 millones de niñas. En este sentido, puede empezar con el contador a 4, porque este viaje nos ha abierto los ojos a Clara, Bea, Marina y a mí como integrantes del Comité Juvenil de Plan España.
Después de haber vuelto de Paraguay no puedo evitar sentir el deseo de volver a verme rodeada de un vergel continuo mire a donde mire; de respirar profundo y no oler a combustible; de poder disfrutar de un terere junto a las personas a las que quiero, de tener a mi alrededor a tanta gente amable…
Ojalá no fuera necesario plantearse elegir entre dos realidades tan dispares dentro de un mismo mundo.

*El Comité Juvenil es un programa mundial de Plan International en el que los jóvenes tienen la oportunidad de comprometerse con el trabajo y los valores de la organización, proporcionando una perspectiva juvenil sobre nuestras actividades. Como miembros de este grupo, las y los jóvenes aconsejan a Plan International, aprenden cómo funcionan las entidades del tercer sector y sobre los problemas de desarrollo en el mundo, y nos asesoran sobre cómo involucrar a otros jóvenes y mejorar el trabajo que hacemos.

Consejos consultivos de España y Paraguay vivieron un intenso intercambio de experiencias

Integrantes del Consejo Consultivo Juvenil de Plan International España estuvieron de visita en nuestro país para intercambiar experiencias, realidades culturales y sociales, brindar recomendaciones y recibir formaciones con adolescentes y jóvenes del Consejo Consultivo Juvenil Nacional de Plan International Paraguay.

Fueron 5 intensos días de actividades en los cuales además pudieron conocer de cerca y conversar con jóvenes beneficiarias/os de Sape’a en un recorrido que incluyó visitas a los departamentos de Paraguarí y Caaguazú.

El itinerario arrancó el día domingo 25 de junio con el encuentro entre las y los jóvenes de ambos consejos.

De este modo, los y las visitantes así como consejeros y consejeras de Paraguay, participaron de un rico espacio que sirvió para conocer las historias de sus comunidades a nivel cultural, social e histórico, entre otros, por medio de fotografías, objetos tradicionales como la artesanía, datos importantes, la mención de los personajes ilustres y más, propiciando un ameno intercambio sobre sus realidades.

El programa de visita continuó el lunes 26 con un viaje hasta el departamento de Paraguarí para presenciar y charlar con alumnos y alumnas del curso de formación en porcinocultura, que se brinda en el marco de Sape’a, de modo que pudieran conocer la experiencia. El periplo siguió con la visita a las/os emprendedores Liz Mariela, emprendedora en el rubro de cotillón, y, Pablo, emprendedor en el rubro de horticultura orgánica, quienes ganaron el concurso #MeAnimoAemprender.

El martes 27, conocieron el departamento de Caaguazú y la oficina de Plan International Paraguay en la ciudad de Caaguazú, donde se reunieron para una charla con Perla, una de las emprendedoras de esta zona ganadoras del concurso #MeAnimoAemprender, quien está implementando su negocio de peluquería.

El miércoles 28, recorrieron los bañados de Asunción para conocer la experiencia realizada por Plan International Paraguay en estos barrios en el marco del proyecto Cháke ou, y, el jueves 29, nuevamente en Caaguazú, participaron de la reunión del Consejo Consultivo Departamental de Caaguazú como última actividad, donde recibieron una formación en vocería, para partir luego rumbo a España.

El Consejo Consultivo es un instrumento que Plan International implementa en los países donde trabaja. Se trata de un espacio de formación para adolescentes y jóvenes y también de reflexión orientado a recoger sugerencias metodológicas, programáticas y estratégicas que pudieran ser brindadas por ellos mismos y ellas mismas sobre el trabajo de la organización.

Este tipo de intercambios son entendidos por Plan International como oportunidades que permiten una comunicación cercana, ampliar perspectivas, vivir nuevas experiencias y promover entre adolescentes y jóvenes la integración de manera activa a las nuevas realidades.

*** El programa Sape’a es ejecutado por Plan International Paraguay en asociación con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS) y cuenta con la cofinanciación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y Plan International España.